Magistrado Vásquez Sámuel dice obra del padre Luis Quinn representa principios del Estado social y democrático de derecho

Compartir:
Publicación: Sábado 31 de Agosto , 2019 / 10:54 A.M.

El segundo sustituto de presidente del Tribunal Constitucional dictó la conferencia central del acto de presentación de jueces del TC en San José de Ocoa, en la que destacó la obra social desarrollada por el padre Luis Quinn en dicha provincia

SAN JOSÉ DE OCOA. – Con su obra y legado, el padre Luis Quinn llevó a la práctica los principios fundamentales para la construcción de un verdadero Estado social y democrático de derecho, fundado en el respeto de la dignidad humana, la defensa de los derechos fundamentales y el trabajo, dentro de un marco de justicia social, bienestar general y los derechos de todos y todas.

Así lo afirmó el magistrado Lino Vásquez Sámuel, segundo sustituto de presidente del Tribunal Constitucional (TC), durante su conferencia titulada “Ocoa de pie: desde el padre Quinn hacia el Estado social y democrático de derecho en la Constitución dominicana”, dictada como parte central de la presentación de jueces del TC en la provincia San José de Ocoa.

El magistrado Vásquez Sámuel destacó la activa y extraordinaria obra desarrollada por el padre Quinn en favor de los derechos económicos, sociales, culturales y medio ambientales de las personas, en particular de los más desfavorecidos, durante los 42 años que vivió en San José de Ocoa.

“Para un pueblo eminentemente rural, como Ocoa, su obra y legado resultan invaluables... El padre Quinn sigue viviendo con cada acción; su labor se mantiene plasmada en los corazones de sus habitantes y su herencia de obra espiritual, social y humanitaria repercute a dimensiones colosales; su legado de enseñanzas, y todo un código de vida, cobra hoy más vigencia que nunca”, expresó.

En su conferencia, Vásquez Sámuel analizó la historia del Estado social y democrático de derecho, que definió como “un estilo de vida, un sistema de gobierno y de convivencia en el que se consideran en un marco de igualdad tanto la voluntad política como las necesidades de las personas y los beneficios a los que acceden, siendo la regla fundamental de las democracias esa distribución y el reconocimiento de los poderes públicos, los recursos y las oportunidades para las personas, como propugnaba el padre Quinn”.

Explicó que el nacimiento de los Estados sociales es la historia de la transformación de la ayuda a los pobres motivada en la caridad y en la discrecionalidad de la autoridad pública, en beneficios concretos que corresponden a derechos individuales de los ciudadanos.

Señaló como en América Latina se apuesta a hacia este nuevo modelo social constitucional que legitime poderes públicos sobre nuevos fundamentos equidad, justicia e inclusión social, y destacó la importante superación que ha tenido República Dominicana al crear normas y procesos que allanan la exigibilidad de derechos.

“La Constitución incorpora un catálogo sin precedentes de derechos, que incluye el derecho a la libre empresa, a la propiedad, a la propiedad intelectual, derechos del consumidor, seguridad alimentaria, de la familia, protección de las personas menores de edad, protección de las personas de la tercera edad, protección de las personas con discapacidad (con capacidades diversas), a la vivienda, a la seguridad social, a la salud, al trabajo, a la educación, culturales y deportivos, colectivos y del medio ambiente”, indicó.

Subrayó las garantías que aportó la Constitución de 2010 para la efectividad de estos derechos, a través de los mecanismos de tutela y protección, que ofrecen a las personas la posibilidad de obtener su satisfacción frente a los sujetos obligados o deudores de los mismos.

“En efecto, estableció un arsenal dispositivo respecto de la tutela judicial efectiva y el debido proceso, y para mí el más importante instrumento de garantía fundamental para tutelar el antes enumerado catálogo de derecho, la acción de amparo, para que toda persona pueda reclamar ante los tribunales  -por sí o por quien actúe en su nombre- la protección inmediata de sus derechos fundamentales, cuando resulten vulnerados o amenazados por la acción o la omisión de toda autoridad pública o de particulares, para hacer efectivo el cumplimiento de una ley o acto administrativo, para garantizar los derechos e intereses colectivos y difusos”, afirmó Vásquez Sámuel.

El magistrado indicó que, en su labor de concreción y producción de normas, el Tribunal Constitucional dominicano ha dictado un arsenal de precedentes vinculantes que abordan y protegen una buena parte del catálogo de derechos sociales por los que luchó el padre Luis Quinn.

Como ejemplo, mencionó sentencias como la TC/0111/19, que dispuso que las ARS concedan la cobertura a procedimientos no incluidos en el catálogo de prestaciones del plan básico de salud cuando estos sean más beneficiosos para el paciente que los establecidos de modo convencional, y la TC/0167/13, que resuelve el conflicto generado por la exploración puesta en ejecución por la empresa Falconbridge Dominicana, S. A. con miras a la explotación de minerales en Loma Miranda.

Al concluir su disertación, el magistrado Vásquez Sámuel afirmó que el Estado social y democrático de derecho “debe ser visto desde la perspectiva del Guayacán, inspirado en el trabajo de los hombres y mujeres que lo vivifican y lo exigen, para hacer posible el principio elemental de la dignidad humana y la protección efectiva de los derechos fundamentales dentro de un marco de justicia social, bienestar general y los derechos de todos y todas”.

La conferencia “Ocoa de pie: desde el padre Quinn hacia el Estado social y democrático de derecho en la Constitución dominicana” fue pronunciada durante el acto de presentación de los jueces del TC en San José de Ocoa, con la que el órgano concluye su recorrido por todo el país para dar a conocer su quehacer y a los jueces que lo conforman.

Este encuentro fue desarrollado en el Salón Padre Luis Quinn del Palacio Municipal de la provincia, con la asistencia de las principales autoridades gubernamentales y judiciales de Ocoa, así como representantes de organizaciones civiles y de la comunidad en general.

El acto contó con la presencia del Pleno del TC, encabezado por el Dr. Ray Guevara e integrado por los magistrados Rafael Díaz Filpo, primer sustituto de presidente; Lino Vásquez Sámuel, segundo sustituto de presidente y orador principal en esta ocasión; Víctor Joaquín Castellanos Pizano, Hermógenes Acosta de los Santos, José Alejandro Ayuso, la magistrada Alba Luisa Beard, los magistrados Justo Pedro Castellanos Khoury, Domingo Gil, Wilson Gómez Ramírez, la magistrada Katia Miguelina Jiménez Martínez y el magistrado Miguel Valera Montero, así como el secretario del TC, Julio José Rojas Báez.