Abogada destaca importancia de redefinir el sistema educativo para lograr una masculinidad positiva

Compartir:
Publicación: Miércoles 13 de Octubre , 2021 / 02:50 P.M.

Odri Reyes Núñez dictó la charla “Masculinidad y cuidados. Derechos y estrategias para la conciliación familiar, laboral y personal. Recomendaciones y desafíos”, en el primer día de la III Jornada Internacional sobre Masculinidad Positiva

SANTO DOMINGO.- La abogada y exjueza del Tribunal de Trabajo del Distrito Judicial de La Vega, Odri Reyes Núñez, afirmó que redefinir el sistema educativo, enfocándolo en la creación de competencias que permitan reconocer la igualdad entre hombres y mujeres, es el principal desafío para rediseñar la masculinidad y deshacerse de los viejos estereotipos.

Reyes Núñez se refirió a la importancia de que el sistema educativo aborde el tema de la igualdad desde los niveles iniciales hasta el primer año en la universidad, para contribuir con la formación de seres humanos dignos de cohabitar de manera pacífica y de crear una familia corresponsable.

“Para lograr este primer desafío requerimos una clase política que gobierne consciente de la importancia que reviste para el desarrollo del país la erradicación de la violencia hacia las mujeres y las niñas. Y de manera específica que reconozca el impacto que posee la inclusión de los hombres en el sistema de cuidados”, destacó.

Al presentar su ponencia “Masculinidad y cuidados. Derechos y estrategias para la conciliación familiar, laboral y personal. Recomendaciones y desafíos”, en la III Jornada Internacional sobre Masculinidad Positiva, también aconsejó que los medios de comunicación promuevan la evolución del sistema social y las bondades de las nuevas masculinidades, además de incentivar el abandono de los viejos esquemas machistas.

Agregó que en el país es necesario fortalecer las reglas que están vinculadas al sistema de ciudadanos, a través de leyes que impacten a todos los sectores y que reconozcan el derecho que tienen los seres humanos a cuidar y a ser cuidados. 

Según la experta, otro desafío que tiene la República Dominicana es lograr que los padres comiencen a ser considerados como cuidadores legítimos y protegidos como las madres por la jurisdicción paternal, para que no puedan ser despedidos de sus puestos de trabajo en el proceso de gestación o durante el período postnatal.

“Que los hombres sean beneficiarios de licencias parentales durante el embarazo y después del parto, licencia para acompañar a la mujer en el parto, licencias para lactar (dar el biberón con leche materna o de fórmula), llevar al hijo(a) a la consulta pediátrica y que dichas licencias tengan un carácter obligatorio para los padres con controles de Cumplimiento”, resaltó.

Argumentó que es necesario establecer las normas, políticas y acciones positivas que permitan a hombres y mujeres asumir el cuidado de sus progenitores y de las personas con discapacidad en igualdad de condiciones.

“En sentido general debemos trabajar para lograr un estado de conciencia social sobre la importante de la inclusión de hombres en el sistema de cuidados, para que en conjunto El Estado, el sector Empresarial y la Sociedad logremos generar las normas, políticas y acciones que se traduzcan en un sistema de cuidados con perspectiva de género en donde hombres y mujeres en condiciones de igualdad y con la asistencia del Estado asuman su rol de corresponsabilidad en el hogar”, afirmó.

Algunas cifras

La abogada Odri Reyes Núñez reveló que de acuerdo con la Encuesta Nacional Continua de Fuerza Laboral 2019 en el país existen 260 mil personas que trabajan en el servicio doméstico, de las cuales casi el 93% (242 mil) son mujeres, mientras el 7% (18 mil) son hombres.

Ese mismo estudio refleja que el cerca de 26 mil trabajadoras domésticas pertenecen al grupo de la tercera edad, no pueden emplearse en otro sector, tienen baja escolaridad y no tienen posibilidades de obtener una pensión al momento de su retiro.

Reyes Núñez dio a conocer que las mujeres invierten más de 3 veces )3.25) veces la cantidad de horas que los hombres utilizan en el cuidado de otras personas.

En lo que se refiere a las niñas, una encuesta realizada en 16 países revela que el 10% de entre 5 y 14 años realizan tareas domésticas durante 28 horas o más por semana, aproximadamente la mitad del tiempo que los niños.

Mientras, un estudio revela que más de la mitad de las mujeres con edades entre 20 y 24 años consideran que no podían buscar un trabajo remunerado debido al trabajo doméstico y de cuidados no retribuidos en el hogar.