Magistrado Ray Guevara dice Congreso Nacional debe ser la principal escuela de democracia en el país

Compartir:
Publicación: Viernes 07 de Agosto , 2020 / 01:26 A.M.

En un encuentro con los legisladores electos, el presidente del TC sostuvo que el éxito de las previsiones constitucionales depende de la responsabilidad con que actúe el Poder Legislativo

SANTO DOMINGO.– El Congreso Nacional debe ser la principal escuela de democracia de la nación, la institución más admirada, garantía de estabilidad democrática, sostuvo el presidente del Tribunal Constitucional (TC), doctor Milton Ray Guevara, quien además consideró que este órgano debe proyectar en su justa dimensión una brillante presencia e influencia de los partidos políticos como instrumentos indispensables del Estado moderno, social y democrático de derecho, sin descuidar un permanente contacto con la ciudadanía.

“La labor y la imagen del Congreso dependen esencialmente de ustedes, de los congresistas. El Congreso Nacional debe ser el catalizador de la democracia constitucional a que aspira nuestro pueblo. Les exhorto a que en el desempeño de sus funciones privilegien su amor al pueblo, su amor a sus provincias y al estricto cumplimiento del deber”, apuntó Ray Guevara.

El presidente del TC se dirigió en estos términos a los legisladores electos en los comicios electorales de este año, en un encuentro organizado por la Fundación Institucionalidad y Justicia en el que participó como orador principal. También participaron como expositores en este evento la magistrada del TC, Ana Isabel Bonilla Hernández, y el letrado de Presidencia del TC, licenciado Félix Tena de Sosa.

Ray Guevara tuvo a cargo la conferencia introductoria, titulada “El Congreso Nacional: su rol para garantizar la estabilidad democrática y el desarrollo nacional”, en la que aseguró que la Constitución dominicana actual otorga las herramientas necesarias para garantizar la estabilidad democrática y lograr el adecuado funcionamiento del régimen presidencial, pero se requiere para ello que el Congreso Nacional desempeñe un papel singular en el desarrollo de la nación.

“El éxito de estas previsiones constitucionales dependerá del sentido de responsabilidad con que este poder del Estado asuma el papel que le corresponde en nuestras instituciones”, agregó.

La Constitución del 2010 fortaleció el Poder Legislativo

El presidente del TC destacó el cambio de paradigma que introdujo la Constitución del 26 de enero de 2010 al instaurar el Estado social y democrático de derecho, y las importantes repercusiones que esto tiene en la actuación del poder legislativo dominicano.

La sujeción del Poder Legislativo a la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico, el establecimiento de los trámites necesarios para la reforma constitucional y el control jurisdiccional de las vulneraciones que haga el Congreso al texto sustantivo, a cargo del Tribunal Constitucional, son algunas de las formas en que la consagración del Estado de derecho incide en el Poder Legislativo.

Resaltó, además, que la Constitución de 2010 concedió al Congreso mayores prerrogativas de fiscalización y control, haciendo frente a la prolongada falta de independencia funcional y orgánica del Poder Legislativo, y que considera que es una de las causas fundamentales del presidencialismo.

“El constituyente de 2010 quiso fortalecer este poder del Estado y, en consecuencia, la Constitución de 2010 otorga al Poder Legislativo nuevas atribuciones para intervenir, fiscalizar y controlar las actuaciones del Poder Ejecutivo. Podemos hablar, entonces, de verdaderos frenos y contrapesos entre los poderes del Estado para garantizar la estabilidad democrática y el desarrollo de nuestro país”.

Ray Guevara citó las nuevas atribuciones constitucionales del Congreso, mencionando entre ellas la responsabilidad de acusación en juicio político que corresponde a la Cámara de Diputados; citar a los funcionarios públicos para edificar al Congreso sobre la ejecución presupuestaria y los actos de la administración; la potestad de autorizar al presidente a declarar los estados de excepción, así como el derecho de supervisión de todas las políticas públicas que implemente el Gobierno y sus instituciones descentralizadas, entre otras.

“Un examen minucioso de esta amplia gama de prerrogativas, en adición a las que son de ejercicio exclusivo e individual del Senado y de la Cámara de Diputados, respectivamente, demuestra que el régimen político dominicano, estructurado básicamente en la nueva Constitución, contiene todos los elementos formales para lograr el adecuado funcionamiento del régimen presidencial, sin caer en el presidencialismo”, aseguró el presidente del TC.

El magistrado Ray Guevara también se refirió a la misión que tiene el Congreso Nacional de vigilar, fiscalizar y controlar que, a través del presupuesto general del Estado, el Poder Ejecutivo cumpla a cabalidad con el mandato constitucional establecido en la Estrategia Nacional de Desarrollo.

Dijo que el Plan Nacional Plurianual que recibirán los legisladores del Poder Ejecutivo para conocimiento de los programas y proyectos a ejecutarse durante su vigencia, será un instrumento que les servirá para promover y defender la realización de obras en sus provincias, así como en la elaboración, discusión y aprobación del presupuesto general del Estado.

“Ustedes deben utilizar su derecho a la iniciativa legislativa como una poderosa arma para contribuir a la erradicación de la pobreza y el desarrollo nacional descentralizado y equilibrado, para que se repartan los frutos del crecimiento de manera social y de manera territorial.

El evento

El encuentro taller organizado por la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), “Inducción a la Función Legislativa”, estuvo inspirado en la necesidad de crear y mantener canales de comunicación permanente entre el Congreso y la sociedad, y en el interés de dialogar desde la academia con los legisladores electos, reconociendo la alta responsabilidad que les corresponde para cumplir con las aspiraciones del pueblo dominicano.

Connotados juristas estuvieron a cargo de este programa formativo, que abordó diversas ideas que fueron planteadas a través de interesantes ponencias como “fuentes normativas primarias de la actividad congresual”, las “Atribuciones constitucionales del Congreso Nacional” y la “Protección y control de la actividad congresual”.

La magistrada Ana Isabel Bonilla tuvo a cargo la exposición sobre “La Constitución como norma en el marco de las funciones congresuales”; mientras que el licenciado Félix Tena de Sosa expuso sobre el “Control jurisdiccional de la actividad parlamentaria”.

Servio Tulio Castaños Guzmán, vicepresidente ejecutivo de la Finjus, ofreció las palabras de bienvenida e hizo la relatoría de cierre de este encuentro, celebrado en un hotel de Santo Domingo.

 

Imágenes del evento